Reflexiones¿Cuánto pesa tu vida? ¿Mucho? ¿Poco?

octubre 22, 2021by Mónica Chacín0
https://www.monicachacin.com/wp-content/uploads/2021/10/C-O-N-S-T-R-U-Y-E-1-1280x1280.png


Conoce las recomendaciones de algunos autores maravillosos como: Don Miguel Ruíz #donmiguelruiz , Mario Alonso Puig @marioalonsopuig y Josué Tarí  @josu_exito28 , que nos recuerdan cómo podemos vivir la que tanto soñamos y queremos experimentar.⁣

Sin más preámbulo, te invito a escuchar este nuevo episodio de mi podcast Mónica Chacín, copywriter, en SPOTIFY o en IVOOX, que también es tu podcast porque nos permite a ambos reflexionar a través de la distancia.⁣

Un abrazo y gracias por querer compartir conmigo estos minutos de reflexión.⁣

Mónica.⁣

 

Bienvenido/a a este nuevo episodio de mi podcast, Mónica Chacín, copywriter…

 

Hoy reflexionaremos acerca de un tema que considero importante y antes de empezar, te hago una pregunta:

 

¿Cuánto pesa tu vida? ¿Mucho? ¿Poco?

¿Cuánto es mucho o poco?

Esto es algo relativo y cada persona lo percibe de manera distinta, según el contexto en el que viva.

Lo que para alguien puede ser «algo muy pesado», para otro podría ser algo realmente «liviano».

Si sientes que tu vida pesa «mucho» es porque quizá estás haciendo más del máximo que puedes, te estás esforzando, no estás en tu centro de equilibrio perfecto.

Y eso quiere decir que te estás fallando, te estás dejando de lado porque no has logrado sintonizar con tu propósito de vida.

Por el contrario, si sientes que tu vida pesa «poco», ¡enhorabuena!, eres libre y dueño/a de tu vida, de tus decisiones y de tu camino.

Eres feliz y sabes que la vida a veces puede pesar «mucho», pero sabes bien cuáles son las claves para que pese «poco»

 

La primera clave para que la vida sea fácil, feliz y abundante es…

 

Amarte: solo tú puedes darte todo el amor que a veces buscas en el exterior.

 

Segundo, sonreír:

 

Sonreír es un arma poderosa.  Capaz de equilibrar nuestras emociones y elevar nuestra energía para hacernos sentir mejor.

El Dr. Mario Alonso Puig nos invita a sonreír, aunque no nos salga natural, porque de esta manera nuestro cerebro lo traduce como real.

Esa sugerencia de “sonreír” (aunque no nos salga del todo natural), envía una señal a nuestro cerebro de que todo está bien, de que estamos a salvo, de que puede descansar y que ya estamos nosotros al cargo.

Se trata simplemente de sonreír (y no hace falta que nadie te vea) para sentir inmediatamente un efecto de calma y serenidad.

 

Tercero, hacer siempre lo máximo que puedas (como nos lo recuerda uno de los cuatro acuerdos de la sabiduría tolteca de Don Miguel Ruiz), y voy a citar parte del texto a continuación:

“Bajo cualquier circunstancia, haz siempre lo máximo que

puedas, ni más ni menos. Pero piensa que eso va a variar de un

momento a otro. Todas las cosas están vivas y cambian

continuamente, de modo que, en ocasiones, lo máximo que

podrás hacer tendrá una gran calidad, y en otras no será tan

bueno. Cuando te despiertas renovado y lleno de vigor por la

mañana, tu rendimiento es mejor que por la noche cuando estás

agotado. Lo máximo que puedas hacer será distinto cuando

estés sano que cuando estés enfermo, o cuando estés sobrio

que cuando hayas bebido. Tu rendimiento dependerá de que te

sientas de maravilla y feliz o disgustado, enfadado o celoso.

En tus estados de ánimo diarios, lo máximo que podrás hacer

cambiará de un momento a otro, de una hora a otra, de un día a

otro. También cambiará con el tiempo. A medida que vayas

adquiriendo el hábito de los cuatro nuevos acuerdos, tu

rendimiento será mejor de lo que solía ser.

Independientemente del resultado, sigue haciendo siempre lo

máximo que puedas, ni más ni menos. Si intentas esforzarte

demasiado para hacer más de lo que puedes, gastarás más

energía de la necesaria, y al final tu rendimiento no será

suficiente. Cuando te excedes, agotas tu cuerpo y vas contra ti,

y por consiguiente te resulta más difícil alcanzar tus objetivos.

Por otro lado, si haces menos de lo que puedes hacer, te

sometes a ti mismo a frustraciones, juicios, culpas y reproches.

Limítate a hacer lo máximo que puedas, en cualquier

circunstancia de tu vida. No importa si estás enfermo o

cansado, si siempre haces lo máximo que puedas, no te

juzgarás a ti mismo en modo alguno. Y si no te juzgas, no te

harás reproches, ni te culparás ni te castigarás en absoluto.

 

 

Esto de hacer lo máximo que podemos, se relaciona con el hecho de dar siempre lo mejor de nosotros (como nos lo recuerda Josué Tarí en su bonito libro, Si no das lo mejor) y esta sería la cuarta clave para vivir la vida que queremos.

 

¿Qué sucede si no das lo mejor…?

 

Dar lo mejor de ti en cada cosa que hagas es el camino que te llevará a tu realización personal y profesional.

El libro de Josué Tarí nos recuerda muchas verdades que a veces no somos capaces de ver y nos muestra una dosis de realidad muy personal.

Y cito una de sus frases: “Ofrecer lo mejor que llevamos dentro, es la mayor expresión de respeto hacia los demás que podemos demostrar en la vida”

Maravilloso y muy cierto.

A través de sus relatos y reflexiones, Josué nos invita a descubrir la belleza de la vida y también el poder que está dentro de nosotros.

En otra parte del libro podemos leer lo siguiente:

“A veces le pedimos a la vida que cambie nuestra situación, sin pensar que fue la vida la que nos puso en esa situación para cambiarnos a nosotros y de ese modo hacernos más fuertes, no para darnos lo que queremos, sino para darnos lo que necesitamos”

Yo también creo que es así, ¿y tú?

 

Hay muchas claves más que podríamos agregar para vivir la vida que queremos

Lo más importante es que puedas aplicar toda la teoría que sabes.

 

Recordando que siempre hay algo nuevo que podemos aprender y las experiencias de otros también nos enseñan.

Vamos a nutrirnos no solo de buena comida, sino también de buenas ideas y de la enseñanza de aquellos que hoy en día son más fuertes. Aquellos que en algún momento sintieron que la vida pesaba mucho y lograron encontrar el balance perfecto para disfrutar del camino y también de cualquier peso.

La vida tendrá el peso que tú decidas ponerle, tú la haces fácil, con tus pensamientos, con tu ilusión y motivación, con tus pequeñas acciones de cada día que te permiten mantener ese equilibrio perfecto.

Que la vida pese mucho o poco solo depende de ti, de nadie más.

¿Quieres saber qué es lo más importante (aparte de estas claves que acabo de mencionar) para que tu vida sea liviana, fácil, feliz y abundante?

Creértelo, es lo más importante y agradecer.

 

Gracias por haber escuchado este episodio de mi podcast Mónica Chacín, copywriter.  Si te ha gustado, compártelo para otros puedan beneficiarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *